Hambrientos o famélicos? Parte I

 El hambre es la expresión física de los males sociales

 Según la wikipedia, el hambre es la sensación que indica la necesidad de alimento y fisiológicamente está producido por los estímulos que ejercen ciertas sustancias sobre nuestro cerebro. Etimológicamente, hambre proviene del latín fames, que tiene el mismo significado y entre sus acepciones están:
  1. Necesidad o deseo de alimentarse
  2. Por extensión, apetito similar respecto de otra cosa
  3. Situación de escasez que provoca un hambre generalizada

Entonces, partiendo de que hambrientos y famélicos es lo mismo, acá voy a referirme para diferenciar a dos tipos de grupos en nuestro país: los hambrientos, ligados a la pobreza y a la actual crisis alimentaria y los famélicos, ligados a la busqueda de la justicia y la lucha contra la impunidad. Así que en el transcurso de este ejercicio usted mismo identificará a que grupo puede vincularse.

Empecemos con los hambrientos. Por muchos es conocido que la lucha contra la pobreza está dejando mucho que desear, por no decir que ha sido un fracaso, en el sentido de que muchos de los fondos de la Estrategia para la Reducción de la Pobreza (ERP) no llegan verdaderamente a los más pobres de nuestro país, que según un último análisis del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) la pobreza está representada por el 62% de los hondureños, (de estos, el 42% es indigente, es decir, viven en extrema pobreza) siendo la población rural e indígena la más afectada y por más políticas y proyectos que se estén desarrollando e implementando (muchos de estos de carácter asistencialista que no generan en un futuro la sostenibilidad de estos procesos y no “sacan” a la población de su pobreza sino más bien que los dejan “pidiendo más”) NO contribuyen a una efectiva y duradera reducción de la pobreza. En muchos casos que se presentan en los diarios nacionales, podríamos decir que en lugar de ERP, la tildaríamos EAR (Estrategia para el Aumento de la Riqueza), porque vaya usted a saber, como todo buen Hondureño, que el dinero que muchas veces proviene de los fondos públicos y alguna que otra cooperación internacional, genera más hambre de los que aún no están “saciados” (y talvéz nunca lo estarán). Aunado a esto, tenemos la actual crisis alimentaria ligada al alza de los combustibles y energía, y aunque los Estados Unidos, Lula da Silva y la FAO les cueste admitirlo, la masiva producción de agrocombustibles está incidiendo directamente en esta crisis (si, porque vamos a seguir expulsando a los indígenas y campesinos de sus tierras violando sus derechos fundamentales y utilizar los campos en lugar de cosechas de alimentos para la población por seguir alimentando a los automóviles), el precio de la canasta básica se espera que suba a Lps. 7000 en julio (aproximadamente USD 350) cuando el salario mínimo no llega ni a los Lps. 4000 y hay personas que viven con menos de USD 1 al día! (será gracias al modelo neoliberal, o mejor dicho, canibalpitalista?). El director de la FAO, Jacques Diouf, solicita 30,000 millones de dólares anuales para erradicar el hambre y enfatiza en que ya no hay tiempo para seguir hablando sino que hay que actuar. “Lamentablemente -apunta Diouf-, la comunidad internacional reacciona tan solo cuando los medios de comunicación llevan a los hogares de los países ricos el espectáculo estremecedor del sufrimiento del mundo”. 

En su reciente visita a Honduras, el director gerente del Banco Mundial, Juan José Daboud, ha aprobado un desembolso (escúchelo bien, desembolso) para Honduras de 110 millones de dólares para tratar de apalear la crisis alimentaria que más ha afectado a Centroamérica, crisis a la que históricamente han contribuido a través de la acumulación de la deuda, así que resulta irónico. Habrá que ver los resultados de esta “ayuda” y si en realidad se destina e incentiva la producción interna de granos básicos por nuestros agricultores y campesinos, y se desarrollen esos proyectos de competividad rural. Así que debemos estar obligados a fiscalizar que estos fondos no se “desvíen” y permitan mitigar el hambre que nos azota.

Continuará…

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s