Perfil psicológico de los femicidas

Por Francisco Pavón para la Campaña Nacional Contra los Femicidios

Tegucigalpa, Honduras. Adriana Sosman, psicóloga perito judicial chilena, participó en el Tribunal Alterno Contra los Femicidios el pasado 19 de junio como psicóloga forense, realizando un análisis psicológico de los femicidas de los tres casos emblemáticos que se abordaron en el tribunal alterno.

Adriana Sosman, psicóloga perito judicial que acompañó el tribunal alterno contra los femicidios en Honduras

Adriana Sosman, psicóloga perito judicial que acompañó el tribunal alterno contra los femicidios en Honduras

Sosman, de nacionalidad chilena y perito forense especializada en evaluaciones a imputados y víctimas de delitos violentos, compartió con la campaña contra los femicidios unos breves minutos al final del evento y mencionó que en todos los casos de femicidios existen varias similitudes, y que a su vez concuerdan con antecedentes de criminalidad, violencia física y psicológica, y el abuso excesivo del alcohol.

Los femicidas de Claudia Rojas, Susana Cortés y Celia Gómez, comprendían edades entre 30 y 40 años, con un nivel socioeconómico y de escolaridad bajo, pero ante todo con antecedentes de conducta violenta, particularmente hacia la pareja. Sin embargo, aunque estos componentes o catalizadores no son la norma para cometer actos de violencia contra las mujeres, vuelven mucho más riesgoso y predisponen a los hombres a ejercer actos de violencia más extrema como ser el femicidio.

Mencionó que en los países de Mesoamérica, la tasa de femicidios se ha incrementado en los últimos años y al igual que otros fenómenos sociales o de pobreza que puedan influir, existen otros catalizadores como el tráfico y consumo de drogas, pero en los tres casos no se pudieron observar estas características.

El machismo como factor influyente

Sosman hizo énfasis en que el femicida no tiene un perfil único ya que la violencia contra las mujeres es producto de un contexto histórico, socio-cultural y familiar donde se reproducen patrones y dinámicas en las relaciones de pareja que implica violencia hacia la mujer y donde el factor influyente es: el machismo, una opresión dominante en toda Latinoamérica, la cual todavía establece que la mujer le pertenece al hombre, sobre todo cuando la mujer depende económicamente y no está inserta en el mercado laboral, ya que una mujer que tiene estas características es más fácil de ser vulnerable ante la violencia de pareja.

Ante este fenómeno Adriana Sosman, manifestó que eventos como el Tribunal Alterno cumple una función de hacer conocer a las mujeres sobre sus derechos, sobre todo el acceso a la justicia y a una vida libre de violencia.

Sosman hizo un llamado a la reflexión sobre el concepto de amor, el cual no significa posesión; los celos y la posesión no representan mayor amor hacia la pareja y muchas veces las mujeres y hombres tienden a asociarlos.

Es por eso, que la violencia en la pareja no debe minimizarse, ya que lo esencial es prevenir. Sosman recomendó que al más mínimo indicio de violencia las mujeres deban estar alertas y prestar la debida atención, ya que por regla general la violencia en una relación de pareja no disminuye nunca y tiende a aumentarse. Asimismo mencionó que hay que prevenir desde las primeras etapas de las relaciones y generar relaciones sanas libres de posesividad hacia el otro.

El Tribunal Alterno fue una acción simbólica, basada en principios éticos que buscan representar el deber ser de la justicia e incidir en los tomadores de decisión para que mejoren sus prácticas permitiendo, protegiendo y garantizando el derecho de las hondureñas a una vida libre de violencia.

Comunicando igualdad

Comunicación para la Igualdad es una organización de la sociedad civil, fundada por Sandra Chaher en Buenos Aires (Argentina) en marzo del 2012, que promueve el enfoque de género en los medios de comunicación.

Comunicación para la Igualdad es una organización de la sociedad civil, fundada por Sandra Chaher en Buenos Aires (Argentina) en marzo del 2012, que promueve el enfoque de género en los medios de comunicación.

Las integrantes de la organización son comunicadoras y periodistas, que en muchos casos provienen de los medios masivos y de la militancia de género en los mismos, ahora integradas a espacios de la sociedad civil como un espacio más amigable para la promoción de la igualdad entre mujeres y varones en la comunicación.

Su propuesta es expandir el enfoque de género en los medios como una estrategia más para el logro de una sociedad igualitaria.

Actualmente estoy cursando el Diploma Superior de Comunicación y Género promovida por dicha asociación, con el objetivo de reconocer el sexismo y la discriminación que está tan inserta en nuestros medios de comunicación, para que desde mi rol de periodista, pueda ejercer en la práctica comunicacional un periodismo con enfoque de género.

No callarán nuestra voz

Desde que se integró al MUCA, Karla ha sido muy comprometida con la lucha campesina apoyando a romper el cerco mediático.

Karla está próxima a graduarse de la carrera de periodismo, una profesión que también ha afrontado la coacción y los embates del silencio en el país. 23 periodistas han sido asesinados en los últimos 3 años. Karla representa a cabalidad el rol del comunicador y comunicadora social. Es una mujer joven y comprometida con las clases desposeídas de Honduras. No es campesina de nacimiento, pero cosecha la libertad y la justicia del campo ayudando a romper el cerco mediático y apoyando las voces del campesinado hondureño. Hoy día, quienes mantienen la exclusión y las injusticias que afectan a 300 mil familias campesinas, quieren seguir acallando esas voces.

Es inevitable tener miedo cuando se vive en un país altamente violento

Karla Zelaya apoya las comunicaciones del Movimiento Unificado Campesino del Aguán (MUCA), una de las organizaciones que lucha por la transformación agraria y la distribución justa de la tierra en Honduras. Karla fue secuestrada el martes 23 de Octubre a tempranas horas de la mañana, hecho suscitado cuando se dirigía a la universidad para atender las últimas clases de periodismo actualmente en curso. Fue capturada cerca de su casa por tres individuos quienes la introdujeron a la fuerza dentro de un automóvil, le vendaron sus ojos y la llevaron con rumbo desconocido. El objetivo del secuestro “express” ha sido el seguir perpetuando el terror a través de la tortura y el miedo, indagando sobre las acciones del movimiento campesino y sus dirigentes. La situación de Karla es preocupante, desde hace un par de semanas ha sido víctima de amenazas a muerte[1] al igual que varios dirigentes campesinos. Su secuestro, sumado a las amenazas y asesinatos en las últimas semanas, es el reflejo de una práctica sistemática de violaciones a los derechos humanos, particularmente contra campesinas y campesinos.

“Las amenazas comenzaron a partir del 22 de agosto de 2012, un día después cuando alrededor de 26 campesinos en compañía del abogado Antonio Trejo, quien ya no se encuentra con nosotros, fueron detenidos arbitrariamente por el simple hecho de protestar por los derechos de la población campesina frente a la Corte Suprema de Justicia el pasado 21 de agosto. Recibí el primer mensaje que decía “asi van a kedar todos los q ablen. como esa perra cuidense las espaldas [sic]. Luego empecé a recibir mensajes con amenazas constantes. Se lo comenté a los compañeros del MUCA y a ellos les preocupó la situación, luego interpuse la denuncia ante el COFADEH”, mencionó Karla en una entrevista concedida antes de su secuestro.

La organización Amnistía Internacional[2] emitió una acción urgente expresando su preocupación por la vida de Karla y exigiendo la protección a su vida por parte de las autoridades. La acción se emitió luego de sus amenazas, sin embargo las autoridades nunca brindaron la atención debida a la denuncia, al igual como aconteció con el abogado Trejo, abogado defensor de las organizaciones campesinas, quién también había denunciado amenazas a muerte ante organismos de derechos humanos antes de ser asesinado por sicarios el pasado 22 de Septiembre. Hasta la fecha, alrededor de 70 personas han sido asesinadas producto del conflicto agrario en la zona del Bajo Aguán, agudizado en los últimos meses.

“No hemos recibido ningún acercamiento de las autoridades para brindarnos seguridad. Ni el ministerio de seguridad ni el ministerio de derechos humanos se han comunicado con nosotros. Debemos tomar nuestras propias medidas para protegernos”, lamenta Karla.

Los comunicadores tenemos la obligación de ayudar a los desposeídos

Karla no nació campesina, aunque nació y paso su niñez en el departamento de Colón para luego migrar a la capital y lograr un mejor porvenir, éxodo al cual se unen miles de habitantes del área rural de Honduras, donde la pobreza en el campo alcanza el 65%. Karla nunca se imaginó que regresaría a la tierra más fértil del país, hoy controlada por grandes empresas agroexportadoras. Las dificultades y carencias en las que viven niñas y niños campesinos en la zona del Aguán le llevaron a comprometerse como comunicadora social, rol que ha asumido para contribuir junto a las organizaciones sociales y campesinas y lograr cambios ante las desigualdades que afectan a hondureñas y hondureños, un rol que lastimosamente muchos profesionales han otorgado tarifa.  “Antes de la firma de los acuerdos entre el MUCA y el gobierno en el 2010, yo colaboraba con un diario independiente, el cual organizó una campaña de recolección de víveres para las familias campesinas del Bajo Aguán. Le pedí al director del diario que me permitiera unirme al equipo que realizaría el reportaje en la zona. Nunca había visto la realidad en la que viven los campesinos, ver a familias bajo techos de nylon, a las niñas y niños en la intemperie, fue lo que me llevó a colaborar con las organizaciones campesinas”, detalla Karla, mientras sus ojos reflejan ese espíritu solidario y comprometido ante las injusticias.

Para Karla, las y los comunicadores tienen la obligación social de ayudar a las personas. “Nosotros somos un medio para aquellas personas que no tienen voz ni voto y puedan ser escuchados”, recalca la comunicadora.

“Tengo bien claro los riesgos que una corre y sé que en cualquier momento nos puede pasar algo. Aquí no hay justicia, la mayoría de los casos quedan en la impunidad. Para las autoridades no existimos”, expresa Karla con palabras de resignación.

Karla ha interpuesto la denuncia ante el Ministerio Público con el afán lograr protección y justicia. Se espera también que la CIDH emita en los próximos días medidas cautelares para que el Estado proteja su vida.

Hoy ha corrido la suerte de sobrevivir a la estrategia del terror que actualmente afrontan defensores de DDHH, dirigentes sociales y campesinos en el país. Sus secuestradores le advirtieron que la próxima vez que sea capturada la matarían no sin antes sacarle la información necesaria. Pero a pesar del miedo que persiste, quienes amenazan no acallarán las voces de quienes desalambran la tierra noche y día para cosechar justicia en el campo.

Francisco Pavón

24 de Octubre de 2012

Los fantasmas que nunca se fueron

Los asesinatos y amenazas contra líderes sociales y campesinos acontecidos los últimos días en Honduras, han reavivado la preocupación general de estar retrocediendo a la época oscura de asesinatos, torturas y desapariciones de la década de los 80’s. Para líderes sociales y defensores de derechos humanos, los fantasmas que provocaron atroces actos contra las libertades individuales y contra la vida en aquella época, nunca desaparecieron. Hoy día, los fantasmas han reaparecido para perpetuar la política actual del terror en Honduras.

Peones de la guerra sucia

En la década de los 80’s se registraron alrededor de 200 personas a las cuales se torturó, asesinó y desapareció bajo la doctrina de la “Seguridad Nacional”, doctrina anticomunista exportada desde los Estados Unidos. Estas personas fueron víctimas de tales vejámenes por suponerlos “subversivos”. Ser subversivo en aquel tiempo era sinónimo de ser estudiante, campesino, líder sindical o social e incluso religioso, pero de ideas progresistas. El ser subversivo o “comunista” era el pecado por el cual se aplicaba dicha doctrina con todo el rigor posible, bajo el mando de uno de sus mayores defensores, el aquel entonces jefe de las fuerzas armadas, Gral. Álvarez Martínez, peón y figura de la guerra sucia en Honduras. Con el asesinato de Álvarez Martínez un 26 de enero de 1989, bajo la supuesta autoría de un comando revolucionario, se pensó que el fantasma de la represión había desaparecido y el oscuro capítulo de violaciones a derechos humanos se había cerrado.

Una política del terror sostenida por la oligarquía

Hoy día Honduras afronta una de las tasas de homicidios más altas del mundo, 92 por cada 100 mil habitantes según la UNODC. Pero este clima de violencia, agravado desde el golpe de Estado de 2009, pareciera que ha reabierto las criptas de los fantasmas de los asesinatos selectivos y desapariciones forzadas de aquella época. El asesinato del abogado Antonio Trejo, defensor de organizaciones campesinas, el pasado 22 de Septiembre de 2012, es el más claro ejemplo de la nueva ola de asesinatos políticos. Trejo había denunciado sobre cualquier atentado contra su vida a terratenientes empresarios de la palma aceitera, entre ellos Miguel Facussé y René Morales.

No es de extrañar que algunos de estos terratenientes, hayan pertenecido a la desaparecida logia corporativa “Asociación para el Progreso de Honduras” (APROH), nombre con el cual se conoció a la cúpula integrada por notables empresarios y jefes militares durante los 80’s. A varios de sus integrantes se les acusa de haber financiado escuadrones de la muerte en Honduras durante el período de la guerra fría, como ser el tristemente recordado batallón 3-16, el cual uno de sus creadores fue el desaparecido Álvarez Martínez. Hoy día estos empresarios siguen manteniendo una gran influencia política y económica en el país.

Si cae uno, atrás vienen más

Desde el golpe de Estado de 2009, el despertar de las luchas por las transformaciones sociales y en contra del status quo se han hecho más evidentes. Sin embargo, nuevamente la represión ha resucitado para mermar dichos procesos. “En los últimos tres años el movimiento campesino hondureño ha decidido luchar decididamente por el derecho a la tierra y por la soberanía alimentaria. Al mismo tiempo ha existido una represión feroz contra esta lucha, más de 70 compañeros campesinos y campesinas han perdido la vida por parte de los terratenientes. Ahora se ha pasado a la siguiente fase, primero mataban a campesinos afiliados a las bases y ahora la represión es selectiva. El asesinato del abogado Trejo y las amenazas hacia mi persona atentan directamente contra el movimiento campesino y cualquier proceso de transformación agraria en el país”, mencionó Rafael Alegría, reconocido dirigente de la organización Vía Campesina para Honduras y Centroamérica. Alegría denunció hace un par de semanas que existe un plan para acabar con su vida, información obtenida del propio presidente Porfirio Lobo y su ministro de Seguridad.

Las características de un Estado Fallido

La ruptura del orden democrático en 2009, altos niveles de pobreza y desigualdad -Honduras es el segundo país de la región centroamericana con mayor cantidad de millonarios según The Economist y un 64% de pobreza- sumado a la criminalidad y violencia que azota a la sociedad, son las notorias características de Honduras como Estado fallido. Tan evidente es que las amenazas contra la vida se realizan abiertamente incluso contra funcionarios del actual gobierno. El actual ministro del INA César Ham y la ministra de Justicia y Derechos Humanos, Ana Pineda, también han sido alertados por las autoridades de estar dentro del plan para arrebatar la vida a personajes vinculados al conflicto agrario que atraviesa el país.

Sin embargo, los ministros por ser parte del gabinete de gobierno gozan enteramente de las medidas de seguridad necesarias para proteger su integridad física. Con los líderes sociales, defensores de derechos humanos y campesinos no sucede lo mismo, ellos mismos deben velar por su propia seguridad.

Durante el año 2011 la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) otorgo 11 medidas cautelares a ciudadanas y ciudadanos Hondureños. El gobierno y las autoridades están en la obligación de acatar dichas medidas, sin embargo la propia CIDH y otras organizaciones de derechos humanos han expresado su preocupación por la poca efectividad y falta de atención a las mismas.

“Estamos en la tierra de sálvese quien pueda. Las autoridades sólo advierten que uno debe cuidarse y protegerse, pero no informan sobre los avances en la investigación o de donde provienen las amenazas a pesar de que las autoridades tienen las pistas y saben realmente quienes son los asesinos”, acotó Rafael Alegría.

Sin duda, la oligarquía hondureña es dueña de los poderes del Estado y es quien paga a los sicarios. Su poderío va más allá que hasta puede resucitar fantasmas. Hoy los fantasmas están más vivos que nunca.

17 de Octubre de 2012

Cuando la balanza se inclina

Josefa ha experimentado en carne propia la aplicación de la justicia en un sistema desigual y de tono misógino, un sistema que se aplica con todo el peso de la ley hacia las personas más pobres y de escasos recursos, particularmente si se es mujer. Mujer y campesina pareciera que es un doble delito. Mientras delincuentes de cuello blanco, acusados de cargos de corrupción y otros delitos graves, se pasean libremente por las calles de la impunidad, esperando en total libertad las rutas “legales y administrativas” correspondientes. Josefa López, María Luisa Lara y otros 24 campesinos no corrieron la misma suerte, debieron permanecer encerrados por más de 36 horas mientras las rutas legales se confabularon para dar salida a otro laberinto, el laberinto del castigo y la discriminación. Según la constitución de Honduras no deben existir clases privilegiadas y todos los hondureños y hondureñas son iguales ante la ley. Eso dice el papel.

Josefa llegó a Tegucigalpa proveniente de Tocoa, departamento de Colón el pasado lunes 20 de Agosto de 2012. Josefa junto a otros 350 campesinos y campesinas han trasladado su lucha desde el Bajo Aguán hasta la urbe política de la capital, sin embargo estos 350 campesinos y campesinas se han afrontado esta jornada ante un muro policial y judicial, mermando temporalmente sus demandas y exigencias por una transformación agraria integral. “Este palacio no debería llamarse palacio de justicia si no de injusticia. Hay más justicia para los terratenientes que para nosotros los campesinos”, lamenta Josefa López.

Maria Luisa Lara esperando tras las rejas. La justicia en Honduras es una balanza que se inclina en contra de los más pobres.

Y es que las distintas acciones que han venido realizando las campesinas y campesinos a nivel nacional exigiendo su derecho a la tierra, están afectando los intereses de terratenientes y transnacionales en el país, empresas que en la mayoría de los casos están en posesión de tierras por encima del sobretecho permitido por la Ley de Reforma Agraria. Reformas a los artículos que controlaban dichos límites fueron establecidas en la actual Ley Para la Modernización y Desarrollo del Sector Agrícola aprobada en 1992, dejando las puertas abiertas para la obtención y el acaparamiento de tierras más allá de lo dispuesto en el artículo 25 de la Ley de Reforma Agraria. Las campesinas y campesinos exigen que se derogue dicha ley y demandan que se apruebe un nuevo marco jurídico para el acceso a la tierra a través de la Ley de Transformación Agraria Integral.

“Si no tenemos acceso a la tierra, ¿Cómo vamos alimentar a nuestros hijos? Necesitamos trabajar la tierra para no morir de hambre y alimentarnos los tres (3) tiempos”, manifiesta Josefa, madre de 6 hijos quién tuvo que dejar al cuidado de su hija mayor de 15 años al resto de los cinco, incluido al varoncito de 10 meses. Actualmente existen más de 300,000 familias en Honduras que no poseen tierra para producir, en un país donde según datos del Programa Mundial de Alimentos (PMA), 1 de cada 4 niños/as padece de desnutrición crónica.

Hasta los momentos se contabilizan alrededor de mil (1,000) campesinos y campesinas procesados a nivel nacional bajo los cargos de usurpación y otros delitos como daños y amenazas. El delito de usurpación es excarcelable y pueden aplicarse medidas sustitutivas a la prisión preventiva. Sin embargo, las últimas medidas aplicadas pareciera que van orientadas a no dejar en libertad a las campesinos y campesinas para desmovilizarlos a toda costa. Josefa López y María Luisa Lara, las dos mujeres campesinas detenidas el martes 21 de Agosto, junto a otros 24 campesinos, entre ellos dirigentes del Movimiento Unificado Campesino del Aguán (MUCA), se suman a la lista de campesinas y campesinos a los cuales se les han incoado procesos judiciales por el reclamo justo de acceder a una parcela de tierra. “A pesar de que fui golpeada y maltratada por la policía, quien nos insultaba llamándonos campesinos mugrosos y revoltosos, me siento con más coraje y sin miedo para continuar en la lucha para acceder a la tierra, no importa que estemos detrás de las rejas con tal de que saquemos adelante a nuestros hijos”, manifiesta Josefa.

Josefa deberá presentarse a firmar a los juzgados más cercanos todos los miércoles con la prohibición de manifestarse públicamente y salir del país. Ese es el resultado de una justicia balanceada y equitativa, donde la Casa de la Justicia, como dijo el desaparecido poeta hondureño Roberto Sosa, es un templo de encantadores de serpientes, y las serpientes muerden a la gente con pies descalzos.

También publicado en: http://otramerica.com/radar/detenida-frente-al-palacio-de-la-injusticia-de-honduras/2319

Son los altos mandos… recordando a Walter Tróchez

El día de ayer recordamos un año en el cual se apagó la vela de nuestro querido y recordado compañero Walter Tróchez, un año con aires de impunidad, pero al mismo tiempo, que atrae fuertes vientos de lucha para mantener encendida la luz con nuestra vida propia, esa llama de nuestro camarada revolucionario.

Mientras nos encontrábamos en el centro de la ciudad, ubicados exactamente en el lugar donde le arrebataron la vida a Walter con una bala asesina, esa bala que representa la verdadera cara del supuesto régimen “constitucional” y que ha mantenido en las sombras a nuestra “dedocracia”, asentados en el lugar donde trataron de extinguir la luz de nuestro colega, emblema de perseverancia y ahínco en la batalla contra la discriminación y la defensa de los derechos humanos tras el golpe de estado, un oficial de la policía “preventiva” le comentó a otra estimada compañera que también lucha por la refundación del país: “son los altos mandos…”, comentario ante el cual la compañera respondió: “pero ustedes son los que golpean y reprimen a las personas que piensan diferente”. “¡Yo no!”-respondió el “chepito”- “Son los altos mandos que ordenan reprimir y asesinar…”

Esta afirmación, que proviene de un ser humano, cuando le despojamos de su uniforme -porque a pesar de todo no podemos discriminar y caer en el juego de la intolerancia que promueven los grupos fascistas de nuestro país-, viene a confirmar la verdadera práctica del uso de los “instrumentos” del poder, los famosos tontos útiles, tanto a los cuerpos policiales como a los que pecan de “intelectuales”, los cuales son las marionetas de los “altos mandos”, los verdaderos “gobernantes” de esta castigada tierra. Si antes nos “compraban” con espejos en la época de la “colonia”, ahora tratan de comprarnos con “democracia” y falacias bajo falsos conceptos de “sucesión constitucional”, palabras que se pierden en ecos vacíos. Pero siguen diciendo que somos nosotras y nosotros (las y los que denunciamos, que escapamos del silencio, que no olvidamos todas las atrocidades cometidas, sólo para darle entrada por la puerta a la “reconciliación nacional”), somos nosotros los que hacemos “daño” al país y no queremos el “progreso y desarrollo”, porque en Honduras todas y todos somos “hermanos” y debemos actuar como tales.

Son comentarios como los del “chepito” los que demuestran que la gente que aparenta “gobernar” no es quien dice ser, son estos comentarios los que corroboran que las violaciones a los derechos humanos, los hostigamientos, persecuciones y asesinatos cometidos contra defensores y defensoras, como el de nuestro recordado Walter Tróchez y demás compañeros y compañeras asesinados, posiblemente no sean “política” del actual “gobierno” -lo digo con ironía, no para librarlos de culpa, porque sabemos que son la continuación del golpe de estado- son estos comentarios que nos reafirman las prácticas sistemáticas y actuaciones de los “altos mandos”.

Porque es del conocimiento, derivado del sufrimiento, del hambre y la pobreza al que ha sido sometida la mayoría de la población de esta latitud de la tierra, que el poder del pueblo ha sido secuestrado por “terranientes”, militares, empresarios, conquistadores y neocolonizadores sin fronteras, son esas minorías las que han usurpado el término de la “mayoría” y que supuestamente promulgan la “paz” bajo los desgastados conceptos de “libre mercado”, “desarrollo” y “democracia”, son ellos los “canibalpitalistas del alto mando”.

El día de hoy me entristece saber que parte de la sociedad hondureña discrimina y estigmatiza a los defensores y defensoras de derechos humanos, aquellos que promueven y defienden a capa y espada los principios y valores de una sociedad justa, equitativa y solidaria. Da mucha tristeza, que por instrucciones de los represores y “gobernantes” se trate de hacer desaparecer y silenciar a quienes se levantan todos los días para hacer cumplir esos derechos que se establecieron como ideales para una constitución de todas las naciones, sólo por la ambición de mantener una falsa política de “respeto y cumplimiento” de los derechos humanos.

Me entristece ver un retrato, una foto y un recuerdo rodeado de velas, velas que el fuerte frío de la noche apagará sin molestia, tal y como lo hacen a diario los “altos mandos”, pero me llena de fortaleza, el saber que su imagen y su presencia permanece en nosotras y nosotros como un aliciente, una chispa, una luz infinita en nuestra lucha por una mejor Honduras.

¡Walter Tróchez Vive!

Francisco JP Molina

Defensor de Derechos Humanos

14 de diciembre de 2010

No basta con pedir disculpas

Foto de Alan Turing. Incrustado un ejemplo de prueba de Turing o CAPTCHA. En la Parte superior, el antiguo logo de Apple en supuesto honor a Turing.

Las personas que estamos vinculadas al conocimiento de sistemas computacionales sabemos muy bien lo que ha representado las “Máquinas de Turing” al aprendizaje y desarrollo de las ciencias de la computación. La mayoría de los internautas y usuarios también se someten a las “pruebas de Turing” a diario cuando navegan por Internet para evitar el spam (los famosos CAPTCHAS[1] , Completely Automated Public Turing test to tell Computers and Humans Apart).

Al igual que muchos grandes personajes que han aportado sus grandes conocimientos y han colaborado a que nuestras sociedades avancen tanto matemática como científicamente, han existido historias no contadas que reflejan, lastimosamente, que a pesar de los avances a los cuales éstas personas han contribuido, nuestras sociedades aún están estancadas en el campo humanístico y el respeto de las personas por lo que son, personas. Éste es el caso de Alan Turing.

Alan Mathison Turing nació el 23 de junio de 1912 en Maida Vale, Londres. Turing es y será recordado como un personaje importante en el mundo de la ciencia, no sólo por sus aportes como matemático, criptoanalista y considerado por muchos como el padre de las computadoras y la inteligencia artificial, sino que también será recordado por ser víctima de homofobia.

Durante la segunda guerra mundial, Turing trabajó en romper los códigos nazis, particularmente los de la máquina Enigma, máquina con la cual las fuerzas del Tercer Reich ocultaban las comunicaciones sobre sus maniobras. Gracias a esto Turing fue reconocido como héroe y recibió la OBE (Order of the British Empire, la mayor distinción que la imperialista monarquía inglesa otorga). Pero todas estas proezas, trataron de ser borradas y olvidadas debido a lo que en la sociedad británica de aquel tiempo se consideraba como un “defecto” y que llevó a Turing a cometer suicidio[2]. Tras ser condenado a cárcel por homosexual bajo la ley de indecencia pública y después de admitir haber mantenido una relación sexual con un hombre, fue sometido a terapia experimental de castración química con el objetivo de “curarle”, lo que le produjo importantes alteraciones físicas, como la aparición de pechos, un apreciable aumento de peso y le convirtieron en impotente. Su condena le significó perder los privilegios oficiales, que tenía como funcionario del Cuartel General de Comunicaciones Gubernamentales (GCHQ, por sus siglas en inglés) y muchas de sus aportaciones fueron robadas por colaboradores y profesores compañeros de Turing quienes recibieron el reconocimiento por ser heterosexuales. A pesar de todo esto, Alan Turing se negó a avergonzarse por más que le fue exigido.

El 23 de junio de 2001, se inauguró en Manchester en el Sackville Park, una estatua de Turing, que fue ubicada entre el edificio de la Universidad de Manchester (Donde Turing impartió clases). La Association for Computing Machinery otorga anualmente el Premio Turing a personas destacadas por sus contribuciones técnicas al mundo de la computación (equivalente del Premio Nobel en el mundo de la computación). En el año 2009, se realizó una campaña popular en el Reino Unido para que el gobierno británico ofreciera una disculpa oficial[3] a Alan Turing. El ahora ex primer ministro Gordon Brown realizó las mismas por “el modo tan inhumano en que fue tratado por ser gay”. “Este reconocimiento de Alan como una de las víctimas británicas más famosas de la homofobia constituye otro paso hacia la igualdad. Pero incluso más que eso, Alan merece el reconocimiento por su contribución a la humanidad”, subraya el comunicado.

Hoy en día, todos estos insultos y humillaciones reflejados través de la homofobia, siguen prevaleciendo en nuestra sociedad actual, propiciando más discriminación, calvario y sufrimiento. Muchos, inconscientemente, colaboramos a esto a través de “pequeños” insultos y chistes disfrazados de “cordialidad” entre amigos y colegas.

Pero hay que preguntarse y reflexionar, ¿Bastará con pedir disculpas, crear monumentos y estatuas? Cómo menciona un muy buen amigo mío de la comunidad LGBTI cuando firma sus correos electrónicos, y como lo menciono al comienzo del artículo, hay que tratar a las personas por lo que son, personas.

Francisco Pavón

17 de mayo de 2010

Día Internacional Contra la Homofobia

[1] La prueba consiste en que el usuario introduzca un conjunto de caracteres que se muestran en una imagen distorsionada que aparece en pantalla. Se supone que una máquina no es capaz de comprender e introducir la secuencia de forma correcta por lo que solamente el humano podría hacerlo. Este método se utiliza mucho actualmente para evitar SPAM.
[2] Alan Turing cometió suicidio al morder una manzana impregnada de cianuro.  Se dice que la famosa manzana que mordió se convirtió en el símbolo del Apple décadas más tarde, incluso con bandera del arco iris, en un rendido homenaje al héroe homosexual olvidado.  Ésta versión supuestamente ha sido desmentida por Apple, a wonderful urban legend
[3]http://webarchive.nationalarchives.gov.uk/+/number10.gov.uk/news/latest-news/2009/09/treatment-of-alan-turing-was-appalling-pm-20571